Un hombre va a confesarse:
– Padre, ayer me acosté con siete mujeres… ¿eso es pecado?
– No hijo mio… es mentira.