– Mamá, mamá, en el colegio me llaman champú.
– Tranquilo, Johnson, no más lágrimas.