– Oye manolo, ¿qué haces?
– Pues, estoy leyendo una novela.
– Hombre, eso no es una novela. Es una guía telefónica.
– ¡Coño! Ya me parecía que eran muchos personajes…