Llega un borracho a las 3:30 de la madrugada tambaleándose a su casa, y su mujer lo espera en la puerta:
¡Muy bonito, mire, esas horas de llegar!
¿Y qué más quiere, si es el único lugar abierto? Responde el borracho.