Un amigo le comenta a otro:

– ¡Ay que ver! Imagínate que esta mañana estuve a punto de atropellar a mi suegra.

– Ajá, qué, ¿te fallaron los frenos?

– No, el acelerador.