El marido se está afeitando y la esposa grita…

– ¡Corre, corre Juan!!
– ¡Corre, corre Juan!!… -insiste ella. Por fin él le pregunta…

– ¿Qué pasa? -Sin dejar de afeitarse.
– ¡Ven que mamá se cayó por la ventana!! -El le dice…
– ¡Ay… no me hagas reír que me estoy afeitando y me corto!