Una vieja va al médico:
– Doctor, doctor: – tengo muchos gases; pero lo bueno es que no huelen , ni se escuchas; sino mire Usted, me acabo de tirar como veinte y Usted ni cuenta se ha dado.

El médico le receta un medicamento y le dice que en una semana regrese.

A la semana siguiente, entra la vieja a la consulta y dice:
– Oiga doctor: ¿Qué me dio que ahora los gases huelen; y muy feo?
El médico dice: – Muy bien , el problema de la sinusitis esta resuelto; ahora veremos los oídos.