Un anciano judío muere y al encontrar a Dios en el paraíso, le cuenta su vida.
– Lo peor que me ha pasado es que mi hijo se convirtiera al catolicismo.
– A mí también me pasó lo mismo -contesta Dios.
– ¿Y qué hiciste?, pregunta el Judío.
– Un nuevo testamento.

Moraleja: «ESCUCHE COMO OTROS HAN RESUELTO PROBLEMAS IGUALES A LOS SUYOS»