Hombre, me acabo de comprar un aparato para la sordera que es una maravilla, me lo puedo meter en la oreja y nadie se da cuenta.
Vaya, que cosas, ¿Cuánto te ha costado?
¡Las dos y cuarto!