Un señor se acerca al cura del pueblo y le dice:
Padre, ¿es usted el que aparta a las mujeres de la mala vida?
Sí, hijo, yo soy. ¿Qué es lo que quieres?
Pues, ¡QUE ME APARTE DOS PARA ESTE FIN DE SEMANA!