– Dígame. ¿Bebe mucho?
– Bueno, ya sabe… la copita después de la cena.
– Entiendo, ¿y cuántas veces ha cenado esta mañana?
– Tres