-¡Una cuerda, por favor!, ¡Una cuerda!- grita uno desde el centro del río.
Y en la orilla habían dos borrachos y uno le dice a otro:
-¡Será estúpido!¡No se conforma con ahogarse, que ahora quiere ahorcarse!