En un vuelo, cuando estan iniciando la maniobra de descenso, el capitan les dice a los viajeros que estaran en tierra en veinte minutos, pero se olvida de apagar la megafonia. Al cabo de unos segundos, todos los pasajeros pueden escuchar perfectamente al capitan diciendo “Lo que me apetece ahora es una taza de cafe y una mamada.” Una de las azafatas, al oirlo, va a la cabina a avisar, y entonces uno de los pasajeros dice:
“SeƱorita, se olvida el cafe.”