– Oye Paco, vente y cómeme la almeja.
– Que no, que el marisco me va fatal para el estómago y además me repite.
– Bueno… pues ven y cómeme el conejo.