En una iglesia hay un cepillo con dos carteles. Uno dice “para los enfermos”. El otro, debajo, aclara “se agradecera que los enfermos usen el cuarto de baño”.