Un entrenador de fútbol les dice a los chabales:
¡Chutad a gol, chutad a gol!
Y gol murió de sobredosis.