Está un señor andando comiendo pipas cuando de repente le asalta un atracador:

­­- ¡¡Las pelas!!
– Hombre, claro… ­ ¡No las voy a comer sin pelar!