– Querido, cuando nos casemos, compartiré contigo todas tus desgracias y problemas.
– Pero si no tengo!
– He dicho “despues” de que nos casemos.

– Querido, cuando nos casemos, compartiré contigo todas tus desgracias y problemas.
– Pero si no tengo!
– He dicho “despues” de que nos casemos.