Un campesino entra en una farmacia y le dice al farmacéutico:
“Oiga, tiene condones con pelillos?”
El farmacéutico se queda atónito y pregunta:
“Y eso le gusta a las mujeres?”
A lo que el campesino responde:
“A las mujeres no sé, pero a las cabras las vuelve locas!”