Cuatro hombres casados van a pescar… Después de una hora, se escucha la siguiente conversación:

HOMBRE 1: «No teneis ni idea de lo que tuve que hacer para venir a pescar este fin de semana. Tuve que prometer a mi señora que pintaría toda la casa el próximo fin de semana!

HOMBRE 2
: «Eso no es nada. Yo tuve que prometer que le construiría una terraza nueva para la piscina, con marquesina y todo!

HOMBRE 3: «Pero hombre, os quejáis por nada! Yo tuve que prometerle que remodelaría la cocina completa, incluyendo el cambio de todos los electrodomésticos.»

Y así, continúan pescando hasta que se dan cuenta que el cuarto amigo no había dicho una palabra, y deciden preguntarle:
– «Y tu no has dicho nada acerca de lo que tuviste que prometer para venir a pescar este fin de semana. ¿Nos vas a decir que no tuviste que prometer nada?»

HOMBRE 4: «Yo puse el despertador a las 5:30 A.M. y cuando sonó, me acerque al oído de mi mujer y le dije: «pesca o sexo?» y ella me contesto: Abrígate bien…»