El marido comenta a su mujer:
– ¡Cariño, tengo un gran problema!
– No te preocupes. No digas que tienes un problema, cielo, di que tenemos un problemas…
– Muy bien, entonces… ¿nuestra secretaría va a tener un hijo nuestro?

El marido comenta a su mujer:
– ¡Cariño, tengo un gran problema!
– No te preocupes. No digas que tienes un problema, cielo, di que tenemos un problemas…
– Muy bien, entonces… ¿nuestra secretaría va a tener un hijo nuestro?