Dos ladrones van a robar a casa de un Catalán ricachón y ven un cartel de “cuidado con el perro”…
Vamonós, que aquí hay perro…
Pero si eso lo ponen todos para asustar a los ladrones…
El gallego asustado se va por los alrededores de la casa, ve una parabolica y vuelve mas asustado todavia….
Vamonos, vamonos…
Has visto al perro?…..
No, pero si el plato donde come.

Un hombre entra en el jardín de su amigo y ve un letrero que dice: Cuidado con el perro.

– El hombre asustado mira y de pronto ve a un perrito chiquitín, y este le dice a su amigo:

– ¿Para que pones ese letrero, si el perro es es muy pequeño y no puede hacer daño?

– Le responde: Sí, pero no sabes la cantidad de veces que lo han pisado.

Entra un hombre al jardín de su amigo y ve un letrero que dice «cuidado con el perro».
Y de pronto ve a un perro chiquitín, chiquitín. Va donde su amigo y le dice:
¿Pero, para qué pones ese cartel si el perro es tan pequeño que no puede ni abrir la boca?
Sí, le dice, pero no sabes la cantidad de veces que me lo han pisado.