El médico le dice a su paciente:
– De ahora en adelante tiene que trabajar en cosas donde no intervenga la cabeza.
– Me voy a morir de hambre doctor.
– ¿Por qué?
– Porque soy peluquero.