– Oye, ¿tú fumas entre polvo y polvo?
– ¡Ya lo creo! Trece o catorce cartones y no veas que bien me siento.