Una gallega a su marido:

–Ay, Pepiño! Dime algo que me deleite!
–Ay, la vaca, pues!