Un gallego llega a una casa de putas y pregunta:

– Hombre, ¿cuánto cuesta una puta ?

– Bueno, depende del tiempo.

– Ah, … supongamos que llueve.