– Mi mujer se fugó con mi mejor amigo…
– ¿Tu mejor amigo? ¿ Y cómo se llama?
– Pues no lo sé.
– ¿Pero cómo no lo sabes?
– Es que desde que se fugó con ella se ha convertido en mi mejor amigo…