– ¿Estás bien?
– Si
– ¿Qué te pasa?
– Nada
– ¿Segura?
– Si
– Ok. Bueno, hablamos después.
– Imbécil, ignorame como siempre.
– ¿Pero que te pasa?
– Nada