Dos hormigas van por el desierto y una le dice a la otra:
-¿Qué, se suda?, y dice la otra
– Y tú cabezona.