Entra un hombre mayor en una pizzería, éste va acompañado por dos señoritas y dice…

– Dame dos pizzas por favor

– El dependiente le pregunta: Familiares???

– El hombre responde: NO, no son familia mía…, son dos fulanas y tienen hambre