Dos tontos muy tontos
Un tonto llama a la puerta de otro tonto:
– Toc, toc, toc.
A lo que contesta el tonto:
– No estoy.
Y responde el otro tonto:
– ¬°Pues menos mal que no he venido!