Está un niño pequeño y le dice a su madre:

-¡ Mamá, mamá, corre, ven, que el abuelo se ha muerto encima de la criada!
A lo que la madre le contesta:
– ¿Pero muerto, muerto?
-Bueno, todavía mueve el culillo.