Dos borrachos se encuentran en una cantina y le pregunta uno al otro:
Oye compadre, ¿Usted cómo se llama?
El otro contesta:
Me llamo Plácido Domingo, ¿Y tú?
Pos yo, Mendigo Lunes.