El compañero de Jaimito se ha quedado dormido, y el profesor le dice:

– Jaimito, despierta a tu compañero.

– Despiertelo usted, que usted le ha dormido.