Están dos amigos hablando, y uno le dice al otro:
– Estuve este fin de semana con una mujer impresionante, tenía un cuerpazo, unas pieernas, unos ojaazos…
– ¿Y de cara?
– ¿De cara?, carísima.