El cura del pueblo se queja sumamente enojado al rabino:
– Alguno de tus feligreses me ha robado la bicicleta.

El rabino le responde:

– Y porque crees que ha sido alguno de mis feligreses?

– Que catolico le va ha robar la bicicleta al cura?

– No se. Mira, Vamos a hacer lo siguiente, yo el Sabado y tu el Domingo, cuando demos el sermon, lo haremos sobre los diez mandamientos. Seguro que cuando hablemos sobre el \”NO ROBARAS\” el que lo haya hecho se arrepentira y te devolvera la bicicleta.

Asi que quedan de acuerdo en hacer lo ante dicho y reencontrarse el lunes. El rabino dice:

– Que, hiciste lo que pactamos?

– Si, fue una gran idea.

– Y te devolvieron la bicicleta?

– No, que va… pero la he recuperado de todas formas, lo que paso es que cuando llegue al \”NO FORNICARAS\” me acorde de donde estaba la bicicleta.