– A mi me gustaría que mi suegra fuera una estrella.
– ¿Si? ¿Para que os llevase a Hollywood?
– No, para que estuviese a 3.000 años luz.