Entra una señora a la carnicería y dice:
– Deme esa cabeza de cerdo de allí.
Y contesta el carnicero:
– Perdone señora, pero eso es un espejo.