Dos hombres, en plan nostálgico, recuerdan sus buenos tiempos.
– Antes las mujeres corrían detrás mío.
– ¿Ahora ya no?
– No, ahora ya no robo bolsos.