Un gallego llega a una casa de citas y pregunta:

– Hola, ┬┐cuanto cuesta una prostituta?

– Depende del tiempo-le contestan.

-Bueno…, supongamos que llueve.