Había un tipo que era tan borracho, pero tan borracho que le decían «genio».
Porque cada vez que destapaban una botella siempre aparecía.