El Hundimiento
El capitán de un barco que se hunde grita desesperadamente:
– ¿Hay alguien a bordo que sepa rezar con devoción?
– Sí, yo – responde un pasajero.
A lo que el capitán dice:
– ¡Perfecto, porque nos falta un chaleco salvavidas!