Marcelo estaba trabajando, cuando su jefe va y le pregunta:
– ¿Oiga, no piensa ir al velatorio de su suegra?.
Y él le contesta:
– No jefe, primero el trabajo, y después la diversión.