Entra un gallego a un banco con un gatito chiquitito en la mano. Se va al centro de la sala, se sube a una silla y grita:

– ¡¡¡Arriba las manos o apreto el gatillo!!!