Entra un vasco en una papelería y dice:
– ¡Oye Patxi! ¿Tienes mapa-mundis de Bilbao?
-¡Aibalaostia, pues claro! ¿De qué calle lo quieres?