Una vecina le dice a otra:

– María, ¡tu marido se va a tirar por la ventana!

A lo que contesta:

– ¡Dile que le puse cuernos, no alas!

Una vecina le dice a otra:

– María, ¡tu marido se va a tirar por la ventana!

A lo que contesta:

– ¡Dile que le puse cuernos, no alas!