Una noche, cuando todos roncaban, a eso de las 4 de la mañana; la esposa se despierta bruscamente al escuchar los llantos de su adorado esposo. Preocupada la mujer le pregunta:

– ¿Qué pasa, querido?

El con mucha dificultad para hablar, por el llanto, le dice:

– ¿Te acordas 10 años atrás cuando eramos novios y quedaste embarazada?

– Sí -responde la esposa- ¿como voy a olvidarlo?

– ¿te acordas también cuando tu padre me dio un ultimatum diciendome “o te casas con mi hija o te vas a la cárcel”?

– si, claro que lo recuerdo perfectamente.

– Pues si hubiese escogido ir a la cárcel, hoy se vencería mi condena…

Una noche, cuando todos roncaban, a eso de las 4 de la mañana; la esposa se despierta bruscamente al escuchar los llantos de su adorado esposo. Preocupada la mujer le pregunta:

– ¿Qué pasa, querido?

El con mucha dificultad para hablar, por el llanto, le dice:

– ¿Te acordas 10 años atrás cuando eramos novios y quedaste embarazada?

– Sí -responde la esposa- ¿como voy a olvidarlo?

– ¿te acordas también cuando tu padre me dio un ultimatum diciendome “o te casas con mi hija o te vas a la cárcel”?

– si, claro que lo recuerdo perfectamente.

– Pues si hubiese escogido ir a la cárcel, hoy se vencería mi condena…