Esto es un concurso para ver quién tiene los huevos más grandes del mundo.

Primero llega el escocés, los enseña y zas ¡como naranjas!. Luego llega el francés, ala ¡como pomelos!. En tercer lugar llega un alemán, los enseña y toma ya ¡como sandías!. A continuación llega el americano, y se ríe, ¡como calabazas!. En eso que llega el gallego con un saco en la espalda, y le preguntan.
-¿Qué, traes los huevos ahí?.
El gallego abre el saco y ¡¡¡Todo lleno de centollas!!!
-No, estas son las ladillas.