Un preso indignado y cabreado, decía:

– Es ridículo lo que hacen conmigo.

– Me metieron a la cárcel por haber robado un pan, y ahora me traen uno gratis todos los días.