Un ratoncito sube a un elevador, y el operador le pregunta:
¿Qué piso?
Y el ratoncito le dice:
¡Mi colita!